+503-7087-0342 hotelmichanti@gmail.com

Cuando me subí al Avión en Chile, no sabía que iba a vivir esta experiencia acá ya que pensaba que todo iba a estar enfocado en las actividades de playa, y ha sido alucinante conocer el lado de la Montaña de este hermoso país.

El inicio de la aventura

Partimos el día tomando desayuno en Michanti, para mí, las mejores tostadas con avocado, brotes, queso feta y salmón ahumado, y por supuesto café.

Partimos la aventura hacia Juayua, hicimos una parada en un pueblo que estaba de camino, ahí compramos agua y seguimos.
Llegamos al lugar donde estacionamos el auto, todo alrededor súper verde, así que ya eso me entusiasmo mucho, sabía que se venía algo aún mejor. Ahí nos esperaba «Climbing El Salvador», eran 2 guías y dos policías que nos iban a acompañar en el tour. Nos equipamos, nos dieron a cada uno un arnés y un casco, y los guías llevaban todo lo demás; cuerdas de escalada,  cintas express, dispositivos de aseguramiento, mosquetones de seguridad, botiquín de primeros auxilios, etc. Nos pusimos bloqueador solar, repelente, y partimos.

Hacia la Cascada

La caminata fue de aproximadamente 40 minutos, cada vez se iba poniendo mas verde y frondoso, y mientras ibamos avanzando, nos acompañaba cada vez mas notorio el sonido del agua. Antes de llegar al lugar del rappel, paramos en unas cascadas de agua de rio, donde nos refrescamos, sacamos algunas fotos y seguimos el tour.

Luego llegamos al lugar desde el cual empezaría la diversión, el descenso en rappel, era como estar en una película, en un espacio pequeño, con rocas, plantas, y agua corriendo, una selva, un sueño. Nos enseñaron a ponernos el equipo y como usar las cuerdas para hacer el descenso correctamente, que hacer y que no hacer, es algo que se aprende fácilmente, no hay que tener experiencia para poder hacerlo, pero si ser valiente.

Rappeling la Cascada

Primero bajó Eduardo, seguro de si mismo, nos dió tranquilidad a los demás que estábamos nerviosos, pero luego de verlo a él, nos entusiasmamos y le seguimos. Yo fui segunda, me aseguraron a la cuerda, enfocaron la go pro, y comencé a bajar. Al principio da un poco de vértigo la primera parte, ya que es como un primer escalón de aproximadamente metro y medio. Ya en descenso y todo funcionando, me fui adentrando en la roca; mientras vas bajando vas rodeado de agua que cae por una cascada, se hace un destello de luz y agua que te hace desconectarte de todo y vivir el momento. Cuando estaba en el medio de la bajada,  frente a la roca, agua alrededor y agua en mi cara, arboles y plantas de diferentes tipos y mucho sol, deje de bajar y me quede un minuto ahí, observando todo y conectando con el entorno y conmigo misma, respirando profundo, y pensando que nunca había estado en un lugar así, que quizás eso no se iba a repetir y que ojala todos pudieran vivir esa experiencia alguna vez. Para mi esos momentos se sienten como estar en el cielo, solo agradecí.

juayua el salvadorcascada rappeljuayua rappel

Tayua Bosque

Cuando todos terminaron de bajar, nos sacamos fotos y empezamos el retorno, terminamos el tour con un almuerzo en Tayua bosque, un restaurante rústico que te acerca a la vegetación del sector, con un menú de temporada, orgánico, y que todo lo que llega a tu mesa, es cosechado ahí mismo. Comimos variedad de platos deliciosos, y terminamos con un excelente café, también orgánico .

Sin duda un día inolvidable, otro recuerdo hermoso que me llevo conmigo a Chile.

__

Autor: Javiera Verdugo